jueves, julio 18, 2013

Mi Angeletto

Ella; mi Angeletto, entró a mi vida como una especie de sueño hecho realidad; para muchos fue mi pesadilla. Entró como un ángel que me daba la posibilidad de ver más allá de lo que existe, para muchos fue el infierno en la tierra en una persona.

Ella para mí, es la inspiradora de ilusiones y anhelos; para muchos es la que me mata cada día; ella es para mí la Mujer, para muchos ella es un monstruo. Para mí ella es la Musa y razón de muchas historias y fantasías, para muchos es la que me quita mi esencia.

Para muchos yo soy una víctima, para mí no existe tal mito; para muchos yo sufro y me muero; pero yo siento vida y esperanzas.  Alguna vez escribí un cuento sobre su historia, lástima que muchos leyeron lo que quisieron entender y muchos creen que sus percepciones son verdaderas; hoy ese cuento ha dejado de existir, porque hoy a quien llamo Mi Angeletto la llamaré por su nombre: Jacqueline.

Jacqueline: NO es un monstruo, no es un "Ser que no sabe amar"; no es un ente que quita almas; es UNA MUJER.

Si han tomado como real todo lo que he escrito en esta página; pues entonces quien está enloquecido es quien lo hace real y no el que lo ha escrito. Si he hablado de tristezas son MIS tristezas pero no son causa de ELLA o de alguien más sólo MÍAS. Si acaso se han preocupado y dedicado tiempos a pensar en solucionar ese "problema"; ¿por qué mejor no se dedican a arreglar SUS problemas y no esto que es algo entre DOS personas y nadie más?

MI Angeletto; ¿notan la palabra inicial: MI ? Pues eso es Mi Angeletto y nada más y de nadie más. Dramatizo, hago teatro, hago tragedia; todo es poesía, pero si leen todo como realidades, pues realmente el problema es de ustedes.

Por mi parte NO vuelvo a mencionar a MI, MI Angeletto aquí, queden los poemas publicados, pero no haré mención de ella más porque YA me hartaron con sus conclusiones y sus cartas, YA basta; mi vida es PRIVADA y la de Jacqueline también, si alguna vez tomaron todo lo que dije como parte de mi biografía; allá ustedes...pero tengan en cuenta que mucho de lo que está escrito aquí es ficción, fantasía y nada más; ni pretendo ser poeta, ni filósofo, ni nada por el estilo, nada de eso soy, pero si me toman en serio...pues bien, pero tomen en cuenta que todo es ficción....y Ya; déjenme en paz con Mi Angeletto, y no anden inventando historias e inventando daños a mi persona y dejen de andar inventado cosas a ella que ni es ni nunca ha sido.

Y dejen de enviarme cartas diciendo que ella es un monstruo, por favor. Es Mi Angeletto y nada más ¿Algún problema?


domingo, julio 14, 2013

Nadie es como Tú (a mi Angeletto Jaka)




Me dirás, quizás, que hay bellezas
comparables a leyendas
que lastimen y se admiren
para cantarles canciones;

pero como tú, ninguna,
ellas ante ti se opacan
ni a tu sombra se comparan
sólo…nadie es como tú.

Que existen mujeres bellas,
que brillan con sus linduras
pero nadie se compara
al alma que tú reflejas

eres el hechizo eterno
que funda el color del Cielo
llena los ríos y los mares
hace luz el Universo.

Te dices con mil defectos,
te atreves a mancillarte
con frases que no mereces
y  cosas que tú no eres…

Te ves como algo tan simple
siendo tan extraordinaria,
si eres esa luz del mundo
que sirve de faro al Cielo.

No hay mujer que se compare
a lo que tú eres y brillas,
nunca existió tal belleza
sólo tú, sólo tu esencia,

y que nadie se compare
porque basta tu sonrisa
para dominar lo eterno
y saber qué es la belleza…

Amargura


¡Que bonito ser amargado!  Quien no ha probado alguna vez estar enojado con el mundo no sabe lo que es vivir realmente. Por que recuerdo a tantos que dicen que “aman al mundo” y a fin de cuentas, cuando se enfrentan a la realidad de la humanidad en forma de transportes públicos repletos de seres humanos o multitudes enajenadas gritando consignas que no saben qué quieren decir pero suenan bien o ataques directos a su integridad terminan por sentirse tristes y decepcionados del mundo y la mayoría de las veces se suicidan o enloquecen por que creyeron que el mundo es como en las películas mexicanas de la “Época de Oro” o las de Roberto Beninni  o tal vez como el Mundo Disney donde “el mundo es cascada de colores”. Para el amargado eso no es problema por que si se enfrenta a las multitudes o a la violencia sabe que es lo que espera de la humanidad. El amargado no espera nada bueno del ser humano, sino cosas malas que son consideradas buenas por la gran mayoría. El bien de muchos es el mal de pocos, eso es verdad y viceversa. El mundo del ser humano es tan lleno de contrastes que lo llevan al mal pero quedan disculpados y perdonados, dependiendo del punto de vista de quien considere que es mayoría.


La amargura nos lleva a la soledad. Qué bien. La amargura nos lleva a la infelicidad. La felicidad se da en pequeñas raciones, el que es feliz todo el tiempo es un idiota. La amargura nos hace sospechar de todo mundo y desconfiar. Que bueno saber que no todo lo que brilla es oro y que existen muchos lobos con piel de cordero, que el mundo del confiado es el mundo del engañado. El amargado cuestiona todo, el que no lo es acepta todo y sigue a la mayoría por quedar bien con todo mundo. El amargado se enoja con sus semejantes, el que no lo es ríe hasta de su propia indignidad y humillación y prefiere ser humillado a no ser aceptado. La amargura nos hace tristes. El “optimismo” nos hace vulnerables y débiles. La amargura nos aísla y qué bueno que es así.  Por que cuando estamos aislados nos conocemos mejor. La masa no nos lleva, la masa no nos convence y sabemos que no podemos ser tocados e invadidos en nuestro mundo interior.

Amargura es ver todo desde un punto de vista pesimista y con sabor amargo (amargo es lo contrario a dulce. Nota mental), es saber que la humanidad no tiene remedio alguno y que pocos son los que vagan por el mundo que valen realmente, no sólo por nuestros juicios sino por sus hechos. No es lo mismo un gran artista a un gran estúpido que sale en televisión. No es lo mismo el creador de cosas sublimes al que cree que hace pero no sabe lo que hace por que todo mundo le resuelve las cosas. La amargura del Creador verdadero es motor para tratar de cambiar el Mundo y hacer sublimes los horrores que le rodean. Sólo el amargado solitario y pesimista trata de hacer que las cosas mejoren y sean más bellas, el  que se dice No amargado acepta todo lo que le ofrecen y nunca crea por que cree que el mundo está bien como es y se sienta, abotagado y hastiado en su podredumbre de la cual todo mundo está orgullosa. El “optimista” quiere la compañía de todo el mundo por que no puede ser él mismo, el amargado quiere el placer de la Soledad.

“La soledad, hora tras hora goteando sobre el alma, hace faena de forjador sobre ella. La soledad tiene algo de herrero trascendente que hace nuestra persona compacta y la repuja. Bajo su tratamiento el hombre consolida su destino individual, y puede salir impunemente a la calle sin contaminarse por completo de lo público, mostrenco, endémico”  .      José Ortega y Gasset.

Crueldad


El ser humano es Cruel por naturaleza, no hay manera de combatir esa característica que hace que el humano sea como es. Desde niño, la crueldad está presente en cada acto y en cada aprendizaje de todo humano común y corriente, incluso en los seres especiales o de naturaleza tranquila o espiritual.

Realmente no hay cura contra la crueldad, solamente hay algo que se podría denominar “riendas” de los pensamientos y acciones crueles las cuales son manejadas por algo llamado conciencia. Ah, conciencia, ¿Cuándo nos dejarás en paz? Aunque debo reconocer que sin ella tal vez ahora estaría arrepentido o muerto o en la cárcel por dejarme llevar por mi naturaleza cruel.

La mayoría de los niños matan y destruyen sin piedad a seres pequeños e indefensos y una gran parte de los adultos les encanta hacer destrucciones físicas, morales y espirituales en sus semejantes. Hay  quien por su incapacidad de crear prefiere destruir y existen los que en su ignorancia prefieren castigar y señalar a los genios o cuestionarlos e insultarlos por que no pueden comprender que cada pensamiento es único y que cada idea es original. Es cruel, aunque tal vez desde el punto de vista del destructor o ignorante también es una crueldad que ellos no puedan ser los artífices de ideas y belleza. La crueldad depende también de qué hay detrás del acto o hecho.

Por ejemplo, el Dios, cualquiera que sea, castiga a los que no le adoran o que se atreven a levantar la voz en contra de Él. Y no sólo los castiga y destruye, también los humilla y los condena a la infelicidad y desgracia eternas ¡Que crueldad! Pero tal vez el religioso diría “Eso es justicia divina”.
El Estado, como hay algunos por ahí, destruye y borra de la historia a los que se han atrevido a decir que algo está mal y que debe cambiarse en el sistema de gobierno. Los mata y mata además a sus familias y condena al ostracismo a los que quieran recordar la memoria de ese traidor a la H. Patria y sus instituciones. Cruel. Pero el patriota dirá “Merece eso y más por que el sistema no puede ser cambiado por ideas ajenas y pervertidas”.

La crueldad en estos casos es cuestión de enfoque. Es cuestión de quién aplica el castigo y dependiendo de quién sea entonces el acto no es cruel sino justo ¡Qué engañados estamos!
La crueldad es y existe por que el ser humano lo permite y vive y se revuelca en ella; sus acciones tienen el propósito de causar daño a los débiles y a los nobles, a los indefensos y a los que van por la vida tratando de cambiar un poco el orden y embellecerlo..Y sólo si se adecua a los gustos y tradiciones puede ser algo aceptado por la mayoría quienes no mostrarán su naturaleza cruel y podrá ser victimario como todo el mundo.

En la naturaleza no hay crueldad. Y tal vez habrá algunos que digan: “¿Y los leones que atacan a un ciervo; y las águilas que picotean y desgarran a los pájaros pequeños; y los leones marinos que destruyen a los simpáticos pingüinos; y los perros que maltratan a los conejos; y los gatos que se extasían al corretear y atormentar a los ratones, no son acaso crueles también? Tal vez, pero insisto, si se ve desde el punto de vista humano será cruel, si se ve desde el punto de vista de la naturaleza será normal. Cuando “humanizamos” algo cualquier cosa será cruel. El ser humano tiene esa palabra grabada en su mente y en su conciencia y todo acto que realice podrá ser denominado crueldad si hace daño a alguien, incluso si hace un daño indirecto.

La crueldad es y será asunto humano. Ni los dioses  ni la naturaleza son crueles, sino justos. Solamente el hombre es posee esa capacidad llamada crueldad.

Errare humanum est



Juventud


Dice un fragmento de cierta poesía de cierto poeta conocido: “Juventud, divino tesoro” y también recuerdo alguna canción que me obligaban a cantar en mis horribles años de Secundaria que decía: “Juventud que levantas el vuelo de tu sangre al empuje vehemente ve y escribe en el Domo del cielo, etc….”

Romántico pensamiento ese; pero realmente no es muy agradable ser un joven inexperto, no es nada agradable ser un rapaz, no es nada grato ser un escolapio, un estudiante, un adolescente, púber, mozo, doncel, y tantas otras formas de referirse a la tan desgraciada y nada placentera juventud.

Lo más triste y patético es ver cómo los que han logrado alcanzar la madurez quieren a toda costa ser jóvenes ¡Qué asco! Volver a tener la cara llena de granos, tener mierda en el cerebro, pensar con los pies, ser tremendamente prejuicioso, tener la mayor y más estúpida inconciencia, hormonas creciendo a todo vapor y no saber a dónde se va, qué épocas tan tristes y que desperdicio de energía.
Afortunadamente algunos, sólo algunos han logrado pasar esa tremenda etapa de la vida como debe ser. Y sí, hay quienes dicen que a los 40 todavía se es joven y que todavía tienen la fuerza suficiente para poder sobrellevar la vida ¿Para qué? Más bien los que a los 40 dicen tener juventud se refieren a que todavía pueden tener sexo y pueden mantener su condición física medianamente buena. Por que hay que recordar que para la gran mayoría de las personas “Juventud” quiere decir “capacidad de tener relaciones sexuales cuando lo deseen y con quien deseen”  y no lo que verdaderamente quiere decir Juventud que es simple y llanamente una Etapa de aprendizaje. Y es que la gran mayoría de las personas no han logrado pasar la Horrorosa etapa de juventud y van por la vida con ese lastre que es “el Prejuicio” que es al final de cuentas una característica muy común en la juventud. “Qué van a decir de mi; qué pensarán; estará bien para el grupo; será bien visto en mi sociedad?”. El deseo de formar parte de un grupo es algo que es muy común entre los jóvenes y lograr ser parte de ese clan a veces va en contra de sus verdaderos deseos y pretensiones.
Muchas veces el joven por mantener la amistad, noviazgo, camaradería hace cosas que van en contra de sus principios y normas personales y va por la vida entristecido y frustrado sin poder decir “Ya basta” y lograr con ello la Madurez.
El joven es burlón y racista, molesto y clasista, violento y montonero, odioso y estúpido, ignorante y terco; no es algo que se desee, o al menos los que han alcanzado la madurez verdadera no lo desean. Ah,  pero dirán algunos que lo que extrañan de la juventud es la rebeldía, las fiestas, las relaciones sexuales, la aventura, las drogas, el alcohol, el descubrimiento y demás cosas que se juntan en dos palabras simples : Estupidez humana.
No por nada los grandes magnates de los medios de comunicación saben que el Joven va a consumir todo lo que ellos les ofrezcan, total, el joven traga todo, consume todo, acepta todo, imita todo, adora todo, admira todo. Es el gran conejillo de Indias de los industriales de los medios de comunicación y de la comida chatarra. Ah, pero para que no crean que solamente es un consumidor también les daremos un poco de cultura, así que tomando un poco esa “rebeldía” les ofreceremos ídolos que los apantallen, ídolos políticos, musicales y culturales para que los imiten y asimilen poco a poco que son parte de una gran sociedad sin que se den cuenta y así hacer de ellos un simple número, una línea que se traduce en dinero y ganancias. Sí, que lindo es ser “Joven moderno y actual”.
También es por eso que los grandes líderes políticos refuerzan sus séquitos con clanes de jóvenes que sin pensar y sin reflexionar realmente gritan y apoyan cosas que solamente los líderes saben a dónde llegarán y en dónde acabarán. El joven va a la guerra por convencimiento insensato y muere por ideales por los cuales los grandes líderes no saben más que el nombre. Los jóvenes se suicidan por causas absurdas, se enamoran de todo lo que se mueve, tiran lágrimas de forma inútil, gritan cuando deben callar, pelean cuando deben escuchar, se tiran cuando deben esperar, critican sin comparar o medir, callan cuando deben expresar y se rebelan ante lo que ellos mismos serán.
Época de rebeldía ¡Sí, cómo no!! Se rebelan contra unos padres, maestros y adultos que no les quieren dejar camino libre, pero se rebelan contra lo que su futuro les depara, nunca contra sus propios instintos, ni sus pensamientos, ni sus convicciones, ni contra sus compañeros. No, nunca lo harán. El verdadero rebelde está en contra hasta consigo mismo y trata de encontrar algo que pueda cambiar su ambiente, su lugar, su medio. Pero no, es preferible la rebeldía convencional, según ellos.

Juventud..¿Divino tesoro? ¡Me burlo de eso! Yo odiaba ser joven y odio que tenga la maldición de la juventud eterna. Por más que haga por parecer más viejo siempre parezco joven cada día. Y eso es tan triste y frustrante. Ojalá que ustedes al ver las primeras arrugas y canas no se angustien y acepten que han logrado crear su vida como deben y no como los demás les dictan. Juventud es inexperiencia y aprendizaje.
Por favor ¡No renieguen de su madurez que tanto trabajo cuesta adquirir!
Dejen de pensar en juventud pasada y comiencen a vivir con su madurez que los llevará a la sabiduría, aunque agregaré que quien vivió una juventud estúpida tendrá una triste vejez idiota, así que ustedes saben.

“Con ayuda de Dios y un buen consejo
salva el Hombre su vida y llega a viejo” El Conde Lucanor, Don Juan Manuel.

 “Para que surjan individuos tan dotados es preciso que su infancia haya discurrido sin apenas presiones y lejos de todo conformismo, que el muchacho o muchacha hayan podido cultivar y acrecentar sus intereses por peculiares y extravagantes que pudieran parecer”. Bernard Shaw

Espero envejecer algún día…


Romance


Si me refiero al romance como lengua es algo interesante y algo de lo cual hablaría durante horas por que realmente las lenguas romance, que vienen de lo Románico (no Romántico), son algo muy interesante; pero creo que he elegido un tema por demás odioso a mis convicciones horribles y destructivas.


¿Por qué odioso, si todos hemos disfrutado alguna vez de una ilusión romántica y amorosa color de rosa y tonos cursis? Pues sí, todos alguna vez nos hemos enamorado, pero hay quien no recuerda con placer esos momentos en los que la mente se apaga y la conciencia desaparece.. Así es, cuando uno se enamora el pensamiento se vuelve lento, las palabras casi salen en susurros y el cuerpo no responde a nuestros impulsos básicos como el deseo de reproducción y de complacer nuestros apetitos sensuales.


Es bonito si decimos : “Encontramos a nuestro objeto de amor y amamos con el corazón..cantamos canciones amorosas y escribimos palabras dulces que nos hacen sentir que nuestro ser es eterno”…sí, es lindo pero tal vez deberíamos decir : “ Hallamos nuestro fetiche, nuestro objeto de admiración insensata y adoración nuestro ideal para el mejoramiento de la especie..Nuestra sangre corre a mayor velocidad para lograr excitar nuestros órganos sexuales  y cumplir con el acto reproductivo..nuestro cerebro al faltarle sangre y oxígeno no nos responde de modo adecuado y nuestra respiración se vuelve inconstante.. Nuestro estómago se siente vacío por que la digestión se hace lenta (las famosas mariposas en el estómago). Nuestros ojos se dilatan (claro, a los cambios hormonales existen cambios físicos), nuestra piel se pone de gallina…sí, la sangre circula hacia los órganos sexuales y al bajo vientre para preparar al organismo a la reproducción..ETC.”

Es bonito enamorarse..como es bonito ser un poco idiota y mirar la televisión.. Es tan bonito como comer cosas que sabemos que nos harán daño..tan bonito como no trabajar y hacer un poco de flojera.. Si. Es bonito perder el tiempo un rato. No tengo nada contra el enamoramiento, desafortunadamente soy humano y también me enamoro..aunque yo desee no hacerlo, pero no vivo para eso afortunadamente.. Y sí, me gustan las canciones amorosas y me sé la letra de varias canciones cursis por que me recuerdan o me hacen pensar en algo que está por ahí oculto o reprimido..Sí, el amor amorosocursi es lindo para algunas personas, pero como dice una canción de Amanda Miguel: “sin darme cuenta me enamoré perdidamente, me enamoré, ¡Qué mala suerte, me enamoré! “.
El enamoramiento es un fenómeno que produce sufrimiento y hace que nuestras energías e imaginación se pierdan, no sé cómo es que la Naturaleza nos permite ser seres “superiores” que pueden enamorarse y reproducirse cualquier día del año y a cualquier hora y momento. Que desgracia!!

“What do you get when you fall in love?…Decía Burt Bacharach y tenía razón, no obtienes nada bueno de eso, tristeza, neumonía, desesperación, enfermedades del estómago, frustración, dolores de cabeza y en ocasiones tremendas la muerte por suicidio..Que tontería morir “de Amor”. Mourir d´Amour…

Ojalá nunca nos enamoráramos, me gustaría que se pudiera elegir no enamorarse y vivir una vida tranquila pero no..así como la muerte el enamoramiento llega como sombra maligna cuando menos lo esperamos..Preferible morir a enamorarse por que enamorarse es morir poco a poco..al menos las neuronas mueren y la cursilería surge como sudor en maratón.

Por favor, traten lo más posible de evitar el enamoramiento y si no pueden hacerlo escuchen  las palabras de Jorge Luis Borges: “Los espejos y la cópula son abominables, por que multiplican el número de los Hombres”.

Ahora..para no enamorarse puedo aconsejar algunas cosas como..:
Si ven a alguien que cumple con sus fantasías y expectativas en todos los aspectos piensen no solamente en ese individuo como ideal sino con las peores virtudes y acciones..no, no  solamente violencias o actos censurables, más sencillo aún..imaginen a su objeto de deseo en  sus necesidades físicas: comiendo, cagando, sonándose la nariz, enfermándose de cualquier cosa peligrosa o asquerosa, sudando, orinando, vomitando, sangrando, envejeciendo. Si piensan en ello tal vez el encanto caiga por su propio peso y si no es así pues ¡Que desafortunados son! Verdaderamente están enamorados y los compadezco.

Espero que el enamoramiento no llegue a ustedes y que si les llega lo sepan asimilar y lo controlen, así serán más felices, créanme que sí. El enamoramiento es una enfermedad que puede ser evitada y curada. Cuídense como se cuidan de la gripa.

I´ll never fall in love Again!!

Vivan tranquilos y que no llegue a ustedes la enfermedad del enamoramiento…Que buenos deseos les dejo….De nada!!

Felicidad


La felicidad no se busca, la felicidad te encuentra. Es como el gato que se persigue la cola, es como la sombra, como el sonido, es algo abstracto, algo que sabemos que existe pero que muchos buscan desesperadamente y no saben que lo tienen ahí y que lo han tenido siempre.


Algunos buscan felicidades vanas y rápidas. Se busca en tóxicos , en sexo, en grupos, placebos, etc. Pero esa Felicidad dura poco, en el caso de las drogas e intoxicantes realmente no se encuentra ninguna felicidad por que es sólo el momento en el que dura el efecto de los químicos y luego desaparece para dar paso a la conciencia de que no se es verdaderamente feliz, al contrario, produce más tristeza e infelicidad.

En el caso del sexo, en todos los aspectos, la felicidad no se encuentra en la compañía, por que si alguien no es feliz nunca será feliz con alguien. El hecho de que alguien nos haga compañía no da la felicidad, al contrario podemos hacerle daño hasta que llega el momento en el que ya todo es enojo y hartazgo dando como consecuencia la separación y la infelicidad. El sexo como acto dura solamente algunas horas ¿eso es felicidad? No, eso es complacer un deseo y nada más, tal vez hay quienes crean en la felicidad después del sexo, pero es algo que solamente los que se aman y que aman de verdad obtienen por que si es sólo sexo por sexo lo que se logra es una insatisfacción eterna y otra vez el hartazgo, la frustración, la tristeza y la búsqueda de la felicidad en otras personas para enterarse que nunca son felices engañándose una y otra vez hasta lograr solamente la total indiferencia.

Los grupos de ayuda realmente no son hacen honor a su nombre, algunas personas logran encontrar algo pero realmente siempre han tenido eso que buscan. El grupo lo único que logra es dormir más a los que no quieren despertar.

La masa puede fascinar a algunos, pero luego llega la realidad de que las personas son únicas e individuales lo que produce en el adicto a los grupos angustia y tristeza. ¿Realmente es feliz alguien que solamente en grupos dice ser feliz? No, la felicidad no está en el grupo por que el grupo lo único que hace es engañar a los que no saben quienes son en verdad. El grupo no es el individuo, el grupo oculta, pero nunca muestra lo que se es sino lo que la masa significa.

Los placebos son igual que las drogas o los grupos, hacen creer a las personas que son felices pero nada más dan la ilusión, nunca dan realidades. Algunos placebos son: los amuletos, las drogas “inofensivas” como el azúcar, el chocolate, etc. También la comida produce en algunos “felicidad” pero nada más es la ilusión nunca es la verdadera felicidad y produce luego angustia y culpa además de gordura. No nos engañemos, no hay gordos felices, nada más gordos  felices que buscan a como de lugar adelgazar para ser “felices”, irónico.

Otros métodos de “felicidad” son las religiones adormilantes y la televisión u otros medios. Realmente no es felicidad sino engaño, te dicen que eres feliz que puedes lograrlo y que tienes al alcance la felicidad pero nunca te dicen la verdad por que no conviene saberla. ¿Para qué dar verdades a los que no buscan nada más que engañarse para pretender ser felices?

La felicidad no se busca y no hay que vivir para encontrarla por que eso produce todo lo contrario, es decir infelicidad. La felicidad es un momento, es un instante; basta un momento de felicidad para poder vivir tranquilamente. Felicidad es cuando alguien te dice algo amable, algo simple como “lo haces bien” o “te admiro” o “me gustas”. Es simple pero hace bien, eso es felicidad. No hay que reír como tarado todos los días por que lo único que lograremos es ser motivo de burlas y de estudio para los psiquiatras, no es verdad que el más feliz de los hombres es el que ríe de todo, el que ríe de todo y por todo tiene un nivel intelectual muy bajo y siempre se le tildará de retrasado. Solamente el tarado puede reír de todo y a todo momento. Ser normal es reír cuando llega el momento, cuando la situación lo amerita. El más divertido de los humoristas no es el que hace chistes de todo sino el que sabe observar los defectos y virtudes de los demás.

La felicidad es como uno la conoce y como uno la crea, nunca como los demás la dictan por que eso es falso. Si uno es feliz sentado mirando el horizonte, pues esa es felicidad. Si uno es feliz solitario, eso es felicidad. Si uno es feliz en la noche oscura, eso también es felicidad. Pero no hay que engañarse con las falsas felicidades y las felicidades rápidas.
La felicidad es lenta, es única e individual, es sólo un momento.

Hoy estoy cursi.

“La felicidad es un arma caliente” dice la canción de los Beatles.


Conciencia


Claro, está muy claro que eso de la maldad es cuestión de percepción humana, así que ahora hablaré de algo muy molesto, algo verdaderamente malo que a veces no nos deja hacer lo que deseamos y que ahí está como apéndice de nuestro ser: La conciencia.


Así como tenemos un alma que podemos vender al mejor postor demoníaco o angelical, poseemos algo que nos dicta, regaña, reprime, molesta y altera nuestra vida; algo que de alguna manera nos invade el pensamiento cuando necesitamos realizar algo novedoso en nuestras aburridas y rutinarias vidas. Y es que realmente pocos quieren cambiar sus costumbres y eso es lo que de repente nos mueve a pensar “¿vale la pena cambiar?” Y a eso, a ese momento, pensamiento y voz interior le llamamos conciencia. Ahí está, no nos dice lo que nos conviene, nunca, sino que nos previene contra lo que considera que nos hará daño. A veces acierta y en muchas ocasiones nos hace sentir con deseos de haber hecho ese algo que no realizamos por culpa de la conciencia.

Por supuesto, la conciencia es producto de nuestras ideologías, normas, religión, principios y costumbres. Si no tuviéramos vidas rutinarias así como tradiciones o principios no tendríamos eso llamado conciencia. Pensemos en la edad en la que la conciencia apenas estaba naciendo, en la juventud, cuando se decía que todo se nos permitía y que no había conciencia en nuestros actos. Esos días y en esos momentos eran en los que nosotros mismos decidíamos nuestras acciones de las cuales luego nos arrepentíamos y tratábamos de justificar nuestros errores con el pretexto de la inexperiencia y no sé cuántas más tonterías.
Pero en el fondo necesitábamos a alguien que nos reprimiera (por que hay que recordar que juventud sin represión es como té sin galletas ni miel) para saber que lo que hacíamos era malo o poco conveniente pero a veces los padres no siempre nos reprendían y parecía que incluso aplaudían nuestros actos, así que en nuestro interior buscábamos algo o alguien que nos regañara o aconsejara, como en esos días horribles de juventud el concepto de Dios no nos era muy claro no podíamos dejar en sus manos esa parte represora, así que nuestro Yo creaba un ser muy parecido a nosotros pero que era todo lo contrario a lo que queríamos hacer y lo llamamos “Conciencia”.

Ese tal (o esa tal, como lo deseen) “conciencia” era en todo parecido a nosotros y estaba bien, lo único que tenía en su contra era que quería hacer todo al revés, todo era bueno o malo, todo era inconveniente o conveniente, todo blanco o negro pero nunca estaba de acuerdo con nosotros por que ese era su propósito en nuestras imaginaciones y pensamientos. En realidad nos decía lo que tal vez los demás, los que nos rodeaban consideraban “normal” o quizás era nuestros padre y madre mismos en un solo ser imaginario que nos decía que hiciéramos o no lo que nos convenía o no.

Eso de la conciencia era para nosotros el motivo de realizar actos estúpidos y quien en nuestra soledad nos regañaba y castigaba. Por que cuando se trata de castigos y torturas uno mismo es verdaderamente cruel consigo mismo.

Pero ¿Qué pasa cuando uno crece? Pues, algunos sienten que ya han madurado y por tanto olvidan a su “señor o señora conciencia” y evitan a como de lugar que haga acto de presencia en sus actos, como ya es mayor de edad ya no tiene por qué tener a alguien que reprima sus actos así que uno se vuelve represor de ese ser grotesco (que se parece a nosotros) y molesto que no crece nunca y que nunca se decide por algo concreto. Algunos conservan a su “conciencia” en un frasco, en algún espacio de su interior y de vez en cuando lo ven o lo recuerdan para luego volverlo a cerrar herméticamente en su prisión transparente, pero lo mantienen ahí. Otros lo siguen manteniendo vivo y activo pero ya no en su forma de represor sino de “confidente”; algunos, incluso, lo ven como su “amigo” (¿?). Otros, los menos, de plano lo matan cuando hace sus primeras apariciones detrás del telón de nuestros teatros particulares.

¿Qué es mejor?  ¿Tener a la llamada “conciencia” escondida, activa o muerta? Tal vez simplemente no haberla tenido o no saber de su existencia nunca y actuar sin pensar o reflexionar demasiado. Los que actúan a veces son mejores que los que se quedan pensando y  a veces es mejor hacer que desear haber hecho:


“El que adelanta, yerra, e el que se quexa non cumple” como dice el Caballero Zifar.

Aunque luego dice:

“ El que dexa de fazer lo que deve abra de fazer lo que non deve”

Así que tal vez lo mejor es; saber que existe por ahí algo llamado “conciencia” pero que solamente sirve para aquéllos que no saben hacia dónde va su vida y no están seguros de sus actos.
En mi constante búsqueda de hacer la vida imposible a los demás y de mostrar las ventajas del pesimismo les invito a que si tienen por ahí escondido algo llamado “conciencia” lo tiren a la basura, el ser humano es muy dado a conservar porquerías. Si lo tienen activo y lo consideran su “amigo” pues mejor busquen a alguien verdadero que pueda ser considerado su Amigo y dejar de imaginar que su “conciencia” es su único amigo ¡qué aburridos! Eso de tener a un amigo exactamente igual a uno es bastante absurdo. Si han matado a esa “conciencia” pues van por buen camino aunque el haberla matado quiere decir que les importaba un poco ya que recuerdan haberla matado. Así que lo mejor es el Olvido y la Indiferencia. Así vivirán tranquilos.
 Si se arrepienten de sus actos tal vez lleguen a la santidad, si se alegran irán a la perdición, pero cualquiera de los dos caminos está bien mientras no lo hagan pensando en que algo se los dictó. Ya basta de echarle la culpa a dioses, espíritus, vocecitas y conciencias y hagámonos responsables de nuestros actos.

Aunque se corre el peligro de ser llamados “seres de Acción” y eso es algo que no es recomendable…
“es en efecto, característico de los hombres de acción la carencia de vida interior” Ortega y Gasset.

Pero creo que lo mejor es que actuemos y no quedar con el simple deseo de haber realizado algo que deseábamos hacer.
Hagan o deshagan pero que no quede en nombre de la Conciencia toda consecuencia.

Sí, soy un inconsciente al decir esto pero qué más da. Hago caso a mis palabras y actúo y escribo sin pedirle cuentas a “conciencia”..hoy dormiré como todos los días tranquilo.


Libertad


¿Quién es libre? ¿quién podría decir que es verdaderamente libre? Aquellos que creen en libertades expresivas no son más que esclavos de la ilusión y esclavos de las modas que imperan alrededor de sus propias expresiones. Aquellos que creen en libertades políticas son simples lacayos de otros esclavos del poder imaginario que convencen a los más sumisos para que piensen igual que ellos. Los que crean que son libres por que pueden hacer lo que desean no son libres por que lo que desean o creen desear está basado en las reglas y conceptos de otros que tampoco saben qué desean exactamente.


“Soy libre por que no sigo las reglas” dicen algunos ilusos, pero esa libertad no es más que la confirmación de su esclavitud por que no es seguir o no seguir las reglas simplemente, sino saber por qué existen tales reglas. El conocer la razón de la existencia de una regla o norma es saber hacia dónde va nuestra propia libertad.

“Soy libre por que nadie me manda”, es igual que lo anterior, todos dicen que nadie los manda, que nadie impera sobre ellos pero realmente son esclavos de sus propias mentiras y pensamientos necios. No es saber que alguien te manda o no te obliga, sino saber qué es lo que te conviene a ti como individuo y cuándo alguien quiere acabar con tu dignidad.

Alejandro Jodorowsky dice:

“ Libertad es conocerse a sí mismo y actuar conforme a lo que se es”.

Solamente con el conocimiento de uno mismo podemos saber qué es libertad, somos esclavos ¿cuándo dejaremos de serlo?

Hay tantos esclavos por todos lados y dicen que son libres ¡Qué risa!

El que se refugia en cualquiera de los diversos vicios ociosos que hay por el mundo dice ser libre por que solamente con ello ha encontrado la libertad de su espíritu; pero realmente ningún espíritu es libre dentro de un cuerpo que se corrompe y destruye. El cuerpo destruido por alguna de esas divertidas formas de ocio desperdiciado (dígase: drogas, alcoholes y demás) nunca es libre por que eso no lleva al conocimiento de uno mismo sino al total y perfecto desconocimiento y abandono del propio ser. No me digan que se reconocen como drogadictos o alcohólicos y que por ello son libres. Eso es engañarse a sí mismo. Si desean destruirse y olvidar su ser primigenio, adelante, pero no digan que son libres por que realmente no lo son.

Hay quien lucha por la libertad de los pueblos y de los individuos pero al ser el Caudillo o el Mártir libertario se convierte en un esclavo de sus ideales y sus ideologías. No es libre por que vive para los que creen en él y vive por que hay quienes se han proclamado sus enemigos y como dicen por ahí : “El que se mete de profeta termina crucificado” o como sea que diga aquél dicho. ¿Será libre el que vive por alguien más y termina con su destrucción? Tal vez, pero realmente esa libertad existe nada mas cuando aquél profeta o apóstol muere.

Sí, la libertad es reconocida por la gran mayoría solamente cuando muere. Ahí, en el lecho de muerte, consigo mismo, conociéndose al fin y reconociendo finalmente sus defectos, virtudes y acciones es donde el ser humano sabe al fin qué es la libertad y ahí en medio de dolores descubre las respuestas a las eternas preguntas humanas y que lo llevan al conocimiento de la eternidad.
Para conocer la libertad, a veces, hay que morir.
La muerte del ser lleva al conocimiento verdadero de lo que se es, aunque suene absurdo y paradójico, pero hay algo que puede ser reconsiderado para entender algunas verdades eternas.
Cuando la muerte llega, llega también el conocimiento; cuando acontece la muerte solamente el participante sabe cuál es Su destino y su fin. El moribundo conoce al fin qué ataduras le impedían ver la verdad, qué cosas no le permitían vivir, qué cosas le obstaculizaban su ser y qué es lo que lo hacía ser un esclavo. Pero ¡ oh sorpresa! Cuando conoce al fin la verdadera libertad ya no la puede compartir por que ha dejado de existir.
Pero ¿solamente muriendo es posible encontrar la verdadera libertad? No, tal vez la muerte no sea simplemente la respuesta para conocer la verdad y la libertad. Tal vez la muerte no es el hecho físico de desaparecer del mundo material ¿Qué tal si uno muriera al mundo sin desaparecer? ¿Qué tal si uno dejara por la paz todas las cosas que nos ofrece el mundo como verdades absolutas? ¿Qué tal si dejáramos de una vez por todas las “cosas que son del César”? tal vez así podríamos “morir” y tal vez así nos reconoceríamos y quizás así sabríamos qué es de una maldita vez la Libertad.

“No debemos creer a los muchos que dicen que sólo se ha de educar al pueblo libre, sino más bien a los filósofos que dicen que sólo los cultos son libres”.
Epícteto Discursos.


“La libertad es la necesidad de una clase poco numerosa y privilegiada por la Naturaleza con facultades superiores al común de los hombres. La igualdad, al contrario, gusta a la multitud” Napoleón Bonaparte


Saquen sus conclusiones y espero que algún día puedan ser libres…

Maldición


La gente hoy día casi ya no maldice como lo hacía antes. Eso es malo. Hoy día la gran mayoría de las personas insulta de forma indirecta a quien nos hizo nacer pero no la maldice. Ya no se dice : “Maldita sea!” sino “ Con una Chingada!” Qué simple, qué poco romántico, qué poca imaginación.

La maldición es algo tan poético, efectivo y eterno que prácticamente ya nadie se atreve a proferir sus dulces, reconfortantes y siempre condenables palabras; por que hay que decir que el que lanza una maldición corre el riesgo de tenerla para sí , por eso hay que decirla bien y convencido para que surta efecto por que si no es así la maldición se torna en contra nuestra multiplicada, eterna, sufrida, cruel.

Las groserías y mentadas son tan poco efectivas y solamente insultan a algunos que todavía tienen en alto grado todos los pensamientos y los mal llamados valores que se le han inculcado desde pequeños, la maldición en cambio es algo que surge desde el fondo del alma, es un deseo del mal para otra persona, es un sortilegio que bien dedicado puede causar de verdad daño y no solamente una molestia pasajera. Diría que las groserías son para los débiles, las maldiciones para los fuertes.

Ahora, decir una maldición es algo que solamente algunos pueden evocar de manera correcta. Sólo algunos tienen imaginación suficiente para provocar no sólo un malestar auditivo sino un verdadero mal y tal vez un mal eterno que provocará un desequilibrio no sólo en el que recibe la maldición sino en sus familiares o hijos “hasta la cuarta o quinta generación”. Cuidado, por que es usar un cuchillo al rojo vivo.. puede quemar y hacer que quede para siempre la cicatriz, notoria, bella y cauterizada; pero si no tomamos con cuidado el cuchillo nos puede quemar…o nos puede marcar eternamente.

Las maldiciones famosas y eternas son las pronunciadas por los dioses hacia los hombres y miren que han causado un efecto destructivo en cada uno de los seres humanos que cada día deben pedir perdón por haberse atrevido a causar enojo infinito a los seres infinitos que los crearon. Esas son palabras mayores! Así que veamos cómo debe realizarse una buena, eficiente, mortal y dolorosa maldición:

“Por los 613 preceptos escritos en ellos, por el anatema con que Josué maldijo a Jericó, con la maldición que pronunció Elisa sobre los párvulos, y por todas las excomuniones escritas en los libros. Maldito seas de día, execrado seas de noche. Execrado seas despierto, y execrado seas en sueños; execrado al entrar, y execrado al salir. No te perdone el Señor. El furor y la ira divina se enciendan en adelante contra este hombre y le impongan todas las maldiciones escritas en los Libros de la Ley. El Señor borre su nombre debajo del Sol, y por delito le destierre de todas las tribus de Israel con todas las maldiciones escritas en los Libros de la Ley. Y Nosotros ordenamos que nadie le haga favor alguno, ni habite con él bajo un mismo techo, ni se le acerque a menos de cuatro codos, ni que lea ningún escrito por él redactado”

Excomunión de Baruch de Spinoza.  Vida de Spinoza.


¡Qué belleza de maldición! Imagínense que hubiera vivido en México en éstos días…solamente le hubieran dicho: “Te mandamos a chingar a tu madre y te que nadie te pele ni te oiga hijo de la chingada”. Por supuesto, para muchos simples eso suena solamente “gracioso” pero para darle más importancia y más poder está la maldición.
El insulto simple es nada más algo pasajero, sin compromiso ni fuerza, es decir algo para no quedarse callado, pero algo que solamente puede sonar insultante por la intención en que se dice pero no surte efecto alguno en el arte de hacer daño con las palabras.  Los insultos o groserías son también “graciosos” por que al no tener ningún valor potente y eterno no pueden mermar nada más que el orgullo momentáneo pero una maldición..Ahhh! eso sí que es algo grande, eso sí que es algo mágico, poético y efectivo.

Así que si no se quieren comprometer y son tan débiles como la mayoría sigan diciendo sus “malas palabras” que de malas sólo tienen el significado corrupto y mal interpretado que les han dado muchos durante años enteros pero si desean hacer daño y  verdaderamente decir Malas palabras utilicen fórmulas de maldición..

He aquí algunos ejemplos que pueden utilizar :

“que el Cielo y el Infierno se te cierren….”
“Sal y Agua se convierta…”
“Salada y seca sea tu boca, sea tu cuerpo….”
“Que los dioses te desconozcan…”
“Que la maldición de Dios recaiga sobre ti y sobre tus hijos….”
“Que los avernos e infiernos te traguen…”
“Mal haya tu vida…”
“En el nombre de Dios y del Demonio…”
 etc., etc.

Ustedes combínenlas y pongan nombres, ritos, situaciones o lo que deseen…pero debo advertir de nuevo: Háganlo convencidos por que un solo error, un solo momento de temor puede causar que la maldición se les vuelva en su contra. Allá ustedes.

Sean poéticos e imaginativos hasta en sus insultos y maldiciones y dejen por la paz toda palabrería simple utilizada por la mayoría.. El ingenio está hasta en el maldecir.

Sean ingeniosos, nunca simples. Y cuidado por que:

“Quien non guarda su lengua non guarda su alma”…Caballero Zifar.

Desde mi frío mundo de ultratumba: